Historias que deben sacudirnos

Historias que deben sacudirnos

La verdad que después de vivir días de intensa convulsión en el deporte, desconfianza, juicios de valor y sentencias no comprobadas, opte por escarbar las historias que no hacen primeras planas de diarios, pero que sin duda son esencia real del espíritu humano y su firme deseo de lograr propósitos, todas escritas con tinta ecuatoriana.

Casi simultáneamente terminaba de escribir algo sobre Juan Curuchet, ciclista argentino que espero 6 Juegos Olímpicos y con 43 años gano su esperada medalla olímpica, en esa misma frecuencia, mientras ponía las ultimas letras sobre el gaucho, escuchaba las lamentaciones eternas(y muchas veces justificadas) sobre la falta de apoyo al deporte.

captura-de-pantalla-2016-10-27-a-las-2-28-19
Jefferson Perez

Me transporte de inmediato por medio del túnel del tiempo a Cuenca, década del 80, pude ver a un joven que repartía periódicos y ayudaba con las frutas en el puesto que tenia su madre en el mercado, los recursos estaban alejados de acercarse a ofrecer una vida relajada, todo lo contrario, había que someterse al sacrificio. No hubo nunca facilidades para obtener una buena nutrición o crecimiento, pese a eso, Jefferson Perez gano dos medallas olímpicas y tres campeonatos mundiales.

Todavía existían bastantes marcas de la ideología hippie en la California de los tempranos 70s, los colores y sensaciones eran familiares para los que solo buscaban paz, amor y vuelos que no necesitaban aviones como soporte transportador a otras dimensiones.

En una de esas carreteras, la interestatal 110, viajaba un nadador guayaquileño en busca de una piscina mas grande para entrenar, tres horas de viaje y un equipaje que incluía un elemento vital para ese fin de semana: una bolsa de dormir.

Llegaban a la piscina y entrenaban cerca de tres horas, luego a la biblioteca, leían algo y por la tarde otra vez a nadar, una vez terminada la jornada, la bolsa de dormir tomaba valores poderosos. Acomodándose bajo los pocos centímetros que aportaba una visera, el nadador armaba el reducto donde dormiría esa noche, la lluvia llegaba y si se movía solo 30 centímetros, la cama que había construido en el piso de la instalación donde quedaba la piscina hubiera quedado bajo agua.

Al día siguiente la misma rutina, todo solo por el amor a prepararse, por la obsesión de querer ser mejor…Jorge Delgado no se rindió y comprendió que era lo que había que hacer para trascender.

captura-de-pantalla-2016-10-27-a-las-2-34-14

Jorge Delgado

Inicio del nuevo siglo, auge interesante de beisbolistas en Ecuador que obtenían becas y contratos profesionales con equipos y universidades de EEUU.

Luego de conseguir una cita con alguien que mantenía contactos con entrenadores internacionales, un jugador que con suerte llegaba a los 1.70 y no pesaba mas de 150 libras ingreso al despacho de quien podía recomendarlo, no hubo mucho impacto por la talla del deportista, sin embargo fue tal la determinación e insistencia del beisbolista que logró que al menos sea planifique una prueba para ver su nivel.

Increíblemente había algo de potencial, algo, pero había que trabajar mucho para poder llegar a otros niveles. Por los próximos siete meses, el jugador Carlos Mancheno no dejo de entrenar ni un solo día, dormía en las canchas de béisbol por las horas que dedicaba a entrenar, no había forma de regresar a su casa a altas horas de la noche y lo mejor era dormir en la cancha, al día siguiente, temprano otro día mas de trabajo. Cuando llegó su primera oportunidad con una universidad en los EEUU, se le ofreció una beca parcial, solo faltaba la visa de estudio que el gobierno americano exige…primer golpe…la visa fue negada.

Contrario a los que muchos pensaban, Mancheno siguió buscando oportunidades, de pronto, sin permitir que nadie conozca detalles o formas, estaba en Inglaterra, estudiando y jugando béisbol en una liga no tan prestigiosa, pero que le permitía mantenerse en actividad.

Dos años después estaba de regreso en su país y la intención de llegar a EEUU seguía mas fuerte que nunca, volvió a jugar con el equipo nacional, llamó la atención y tuvo una nueva oportunidad.

La oferta llegó , pero había que volver a solicitar la visa a EEUU, esta vez existió una respuesta positiva y el ecuatoriano hizo maletas para ir a Oklahoma, lugar que seria su hogar por los próximos dos años.

cdnvv3wweaisb8r-1
Carlos Mancheno durante una clínica de beisbol en Inglaterra.

Cinco años pasaron desde que ingresó a esa oficina buscando esa oportunidad, no bajo las brazos nunca, jamas se lamento por su suerte, solo mantuvo su enfoque claro y con paciencia obtuvo lo que tanto quiso.

La verdad no se ni porque me dio por escribir estos pasajes de historias que muchos conocen y otros tantos ignoran, cada vez que escucho o veo a un deportista sentarse a lamentarse por que no recibe apoyo me acuerdo de estas historias, cada vez que veo dudas o incertidumbres en la realidad deportiva del país solo atino a pensar que no existe nada mas importante que el mismo deportista y la interminable fuente de poder que tiene en su sincera determinación de lograr lo que realmente quiere.

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.