Bohemian Rhapsody

Bohemian Rhapsody

 

bohemian-rhapsody

 

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN 2016, EN OCASIÓN DE LOS 40 AÑOS DE LA CANCIÓN.

Ser un mocoso curioso y tener hermanos mayores en los 80s fue determinante para que mi cultura musical haya tenido un expansión decente, mis hermanos llegaban con un tongo de discos LP bajo el brazo, el intercambio entre la gallada del barrio era constante y en el cuarto que había frente al mío estaba el equipo de sonido que emitía el sonido de todos estos discos.

Así fue que el sonido de la batería de Bonham me cautivó en Rock n Roll, ese ingreso a Zeppelin fue consistente, quedé hechizado por la voz de Stevie Nicks, el sonido aguardentoso de las líricas de Nazareth, la sinceridad de Neil Young, la complejidad de Rush, las armonías de Boston, la limpieza en las guitarras de Clapton; en fin, fueron tantos descubrimientos para un niño de 11 años que trataba de fanfarronear que sabía y había escuchado todos estos grupos musicales, de tanto escuchar y así no quieras te empieza a gustar y uno de ellos en especial me marcó para siempre: Queen.

Ya teníamos tocadiscos en mi cuarto, esos maletines que parecían llevaban un bomba y cuando lo abrías tenía un plato para tocar discos, el sonido era horrible, pero nos ayudaba a conocer lo que tenían estas obras.

69bd6ffc0689f96a06662b818622f92c
Esos tocadiscos maletines de los 80s

Una noche de viernes me saqué unos discos del cuarto de al frente, puse el de Queen, debo haber tenido 12 años…fue inmediato. Era común en esos años decir que tal o cual banda te encantaba, declarabas un fanatismo extremo por uno de ellos y la mayoría de veces solo le conocías una canción o a lo mucho dos, pero había que demostrar cultura o bacanada rockera, con Queen pasó algo distinto, todas sus canciones me cautivaron de inmediato y en especial una que traía aspectos druidas, medievales y clásicos en su música: Bohemian Rhapsody…¿¿Qué es esto???, recuerdo haberme preguntado, pero bajo ese hechizo que te generaba la canción, la volví a escuchar una y otra vez, no menos de ocho veces seguidas, al día siguiente no te la podías sacar de la cabeza o la tarareabas mediocremente en todo tu accionar.

Cuando digo que tiene mucho de la literatura clásica, aspectos novelescos y detalles ocultos, lo decía solo por una percepción inicial, décadas después y ya con canas escuché a Marcelo Arce, por loco y apasionado que parezca, hay que oír lo que dice de la canción…la canción perfecta.

El tiempo siguió pasando y la obra solo encontró formas  sólidas para fortalecer su legado, nuevas generaciones fueron cautivadas, desde todos los ámbitos y fuentes había quienes querían ser parte de ella. Un ejemplo claro de eso…los Muppets.

 

Cada nueva década parecía traer algo o alguien que quería dar su ofrenda a esta elixir musical, ahí es cuando aparece Wayne s World con esta escena memorable. (mención especial cuando menean la cabeza rockeramente/headbanger)

Podría seguir escribiendo sobre esto, el embrujo está más robusto que nunca, seguramente a estas alturas ya ustedes, inconscientemente tararean la canción(si es que pueden, no es fácil).

Han pasado 42 años, ¿Cada cuantos años…o siglos puede un terrícola crear algo así para la humanidad?

 

 

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.