¿De que sirve ser arquero mundialista ecuatoriano?

¿De que sirve ser arquero mundialista ecuatoriano?

Dominguez elegido el jugador del partido en el partido Ecuador-Francia en Brasil 2014.

Es una cita fija y consistente cuando recuerdan los bloopers históricos del fútbol ecuatoriano, Geovanny Ibarra es dueño de una de esas acciones únicas y que no pasaron a ser lapidarias para su legado porque no fue gol, Ibarra casi se mete él mismo el balón en un saque de arco con la mano, esa jugada ocupa, para su lamento,  un puesto importante en el curriculum del recuerdo de este arquero que tiene números muy importantes en la historia del futbol ecuatoriano. Más de 600 partidos, seis campeonatos nacionales, 28 partidos con selección y una copa del mundo. Sin embargo, al acordarse de Ibarra se impone como recuerdo esa jugada, su apodo «multilock» o la forma en que opto por escribir su nombre, el Geovanni o Geovanny, acompañado del  Ibarra pasó a ser Johvani o Jhovanie. En todo caso, Ibarra es solo uno de los nueve arqueros que estuvieron en un mundial de fútbol en la historia de Ecuador.

Daniel Viteri

Año 2002, Ibarra era parte de la nómina de Ecuador para el mundial de Japón/Corea, el titular era José Francisco Cevallos, el tercer arquero un joven Daniel Viteri de tan solo 20 años, fue parte de esa nómina por su nivel y proyección, era catalogado como un posible futuro arquero de la selección mayor de Ecuador…¿Llegó a ser eso?, después de ese mundial tapo solo cinco partidos con el equipo nacional y si bien tuvo algunas temporadas en las que fue arquero titular, con el tiempo empezó a perder espacio, su status de arquero mundialista no le ayudó en sus últimos años en serie A  donde fue rotulado como un «buen segundo arquero», con 36 años, o prefirió no ser segundo o no consiguió una buena oferta en la serie más importante, el 2018 lo vio tapando en Orense, equipo recién ascendido a la serie B del futbol ecuatoriano. El 2020, con 38 años,  lo tiene como segundo arquero del Guayaquil City, en lo que parecerían ser sus últimos años como arquero de primera.

En Alemania 2006 los porteros de la selección nacional eran Christian Mora, Edwin Villafuerte y Damian Lanza. No creo que ninguno de los tres tenga credenciales para ingresar a un salón de la fama del fútbol ecuatoriano si este existiese. Mora tenía condiciones físicas, pero su liderazgo fue siempre cuestionado, así mismo no le perdonarán nunca el gol de Beckham en segunda fase de la copa del 2006 (el autor de esta pieza le desliga de responsabilidad al portero en ese gol). Mora tapó en nueve equipos en 15 años, tuvo sus mejores momentos en Liga de Quito y en el 2014 opto por irse a Hong Kong, a jugar en una liga tan silenciosa como lo era su personalidad en la cancha.
La historia de Edwin Villafuerte es parte de ese notorio club «de lo que pudo ser y no fue», llena de «si se lo hubiera propuesto», «si hubiera querido», o de «cuanta capacidad desperdiciada»; debe ser el arquero mundialista ecuatoriano que menos hizo después de ir a un mundial, siete equipos en la misma cantidad de años, residente en serie B y una eterna interrogante sobre porque no quiso dar todo, dar mas o simplemente fue alguien a quien le gustaba más jugar al futbol que ser profesionaL
Nos queda Damián Lanza…¿Cómo describirlo?, ¿Como el eterno mejor segundo arquero de Ecuador?, no se si Lanza debería sentir orgullo o coraje por eso, siempre defendió (con criterio real) que tenía todo para ser titular en cualquier equipo, sin embargo en los últimos seis años que jugó en Barcelona, cumplió su rol de segundo arquero, atajando un promedio de cinco partidos por año, antes, deambuló por ocho equipos en la misma cantidad de temporadas. El 2018 lleva al famoso y cotizado «mejor segundo arquero del Ecuador» a jugar con Clan Juvenil en la serie B…¿Para eso quedo? o tal cual pasa con Daniel Viteri, su aspiración es la de jugar de titular sin importar donde. El 2019 lo puso en la tercera del futbol ecuatoriano, actualmente dirige una escuela de arqueros y está a la espera que lo que diga su conciencia sobre  una decisión final sobre su carrera.

Hace cinco años en Brasil, Alexander Domínguez era titular de la copa del mundo 2014, en los años posteriores de ese evento perdió la titularidad de la selección, fue transferido a México donde nunca se afianzó como regular y recién en agosto del 2017 pasa al Colón de Argentina y finalmente se consolida como titular, sus actuaciones lo llevaron a Vélez Sarsfield, donde es figura en los pininos de su llegada, luego llega el fantasma de la alternabilidad con paso a la banca momentánea, su presente en Vélez es intermitente.
Máximo Banguera gozaba de buena salud en el puesto hasta que transitando un tramo del 2019 empezó a sentir presión en el puesto, fue titular en 20 de 30 partidos y el 2020 lo encara como posible segundo arquero de El Nacional.
El otro arquero de esa nómina mundialista 2014 fue segundo arquero de Emelec en el 2018 y 2019, tapó cinco partidos en dos años,   Bone no será titular la presente temporada, al menos no al inicio de la misma, el 2020 lo alinea una vez como el «segundo».

Ir a un mundial con tu selección como arquero determina que eres uno de los tres mejores arqueros de tu país, ese status parece no haber ayudado mucho en ciertas circunstancias a ciertos futbolistas que jugaron ese puesto…al menos en Ecuador.

Damián Lanza

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.