Y ahora? Se acabo la compra de peliculas?

Home / Deportes / Y ahora? Se acabo la compra de peliculas?
Y ahora? Se acabo la compra de peliculas?

No me voy a hacer el pendejo, compraba películas piratas a un ritmo adictivo, soy aficionado anormal al cine, tengo y debo ver no menos de 5 películas a la semana. Es ya un asunto clínico.

La década del 90 estaba a punto de expirar, la famosa tienda rentadora de películas Blockbusters se instalaba en Ecuador, fui unos de los que hizo fila para ser dueño de una membresia, necesitaba tener acceso a producciones decentes y que cuando la pongas en tu reproductor de vídeo, te permita ver la película, no solo sombras y manchas.

Durante años estuve en búsqueda constante de cine de todo tipo, en los 80s estaba la señora que traía películas grabadas de HBO o Showtime en EEUU, entrabas a la sala de su casa y alquilabas en betamax o VHS. Con el tiempo el VHS gano la guerra y se posiciono en el país, apareció el «Betaclub Jerico», «Betafilm Club», «Spielbierg Video»; la alternativa era bastante limitada en títulos, peor aun en calidad de imagen, hasta hoy me pregunto: Como tuvimos el descaro de pretender descifrar lo que emitía uno de esos cassettes?, tres de cada 10 películas que alquilabas traían un audio, vídeo o nitidez repugnante.

La llegada de Blockbusters nos acercaba al fin de la era de la película indescifrable en pantalla, al fin tendríamos limpieza.
Fue así, todos sus filmes eran originales y por ende visibles, pero la oferta y restricción de títulos que brindaba esta tienda era limitada y mediocre.
La realidad que muchos esperaban, suponer que seria como el establecimiento gringo, fue ficticia.

Vivíamos en otra galaxia, no había como ver muchas de las grandes producciones, se leía sobre ellas o alguien que regresaba de país de primer mundo se jactaba de haberla visto.
Las grandes cadenas de cine se demoraban en traerlas y la mayoría de veces la apuesta era dirigida a cine comercial para asegurar sala llena.
Cuantas veces nos toco ver la ceremonia de los Oscar sin haber visto ni la mitad de las nominadas?

A inicios del nuevo siglo, DVD Corner logro hacer un gran trabajo. Tenia buen stock de películas(ya en dvd) y todas originales, se encontraban buenas cosas en esa famosa esquina de la garzota.
Ni ellos, ni Blockbuster pudieron enfrentar a una naciente y creciente industria llamada piratería. Pasaron los días y muchos otros establecimientos similares fueron tumbados por este fenómeno.

No creía, ni confiaba en el producto que me podía ofrecer una tienda de películas piratas, en los primeros días de su asentamiento en la localidad fui reacio incluso a entrar a uno de estos comercios. Pero la llegada de la primera vez era ineludible. Entre a la oficina de algún compañero de trabajo y pude observar en su monitor imagenes de la película Sideways, fue una sensación de derrota contra mi orgullo, el disco tenia una calidad sorprendente, y si…era pirata. Tenia que unirme al barco, quería ver todo ese cine que había sido tan fácil perderse para los ecuatorianos, sin temor alguno y con gusto excesivo, me embarqué en esta realidad.

Por supuesto que con el tiempo también encontrabas condiciones de porquería en algunas películas pirata.
Quien no haya visto una de estas cintas, con el típico tipo pasando con la funda de canguil frente a la pantalla, no es fanático del cine.

Un mal necesario, la posibilidad de poder tener acceso a producciones que dificilmente hubiéramos visto antes.
En el camino se perjudicaban muchos de los realizadores, maquinaria e industria que eran responsables de la producción.
Comercializar estos DVDs de procedencia misteriosa es ilegal, pero no por eso deja de ser satisfactorio para quien la ve en la comodidad de su hogar.
O acaso no sentían una especie de orgasmo cuando entraban a la tienda y divisaban la película codiciada?
Ese efecto era supremo en tu alma, encontrar lo que buscabas.

El precio, la rapidez con que llegaban, la informalidad y léxico que usabas para comprarlas, la disponibilidad de series; las películas piratas fueron parte de nuestra cultura durante años. Parece que el comercio formal y mas aniñado de distribución llegara a su fin, la bahía seguirá ahí con la misma oferta.
Las autoridades han manifestado que con ellos no hay problema, ya que su negocio es de subsistencia, y los otros que tipo de negocios eran?…de hobby?

Foto Diario El Universo-Angel Aguirre

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.