La resaca duro un año.

Home / Deportes / La resaca duro un año.
La resaca duro un año.

POR MARCO ZAMBRANO

No puedo dar detalles exactos de aquel día, pero se que la resaca duró un buen tiempo y no pude jugar fútbol bien por lo menos una semana. Era joven (lo sigo siendo) y había pasado una noche bacán en familia con unas copas de más. No me gusta mezclar este tema con el deporte más hermoso porque simplemente no va, pero es necesario por lo que les voy a contar.

A Barcelona este 2013 la resaca de la estrella 14 le duró 10 de los 11 meses de campeonato. Increíblemente desperdiciamos un año en el que pudo hacer mucho más. Fuimos campeones, y teníamos una plantilla envidiable porque pudimos retener a casi todos los jugadores de la temporada 2012. Se hizo una «pretemporada» en Machala que más bien fue una gira de vacaciones. Esto se evidenció porque en la Noche Amarilla se vio un equipo sin ritmo y desconocido. El primer partido en Quevedo fue un pálido empate y no pudimos sacar 3 puntos hasta la fecha 7, ya cuando el puntero estaba demasiado lejos. Despertamos tarde y no hubo tiempo para reaccionar. En Copa Libertadores muchos «expertos» nos daban como favoritos para llegar lejos y no pudimos contra un débil Toluca, un Nacional uruguayo acomodado al apuro y uno de los peores Boca Jrs de los últimos 20 años. No nos sirvió de nada tener una de las mejores plantillas del país y quizás del continente. El «Kitu» siempre la sudó, Nahuelpan marcaba y se tomaba fotos en el Clásico, Oyola empezó pesado pero corrigió, Erazo empezó frío pero supo acomodarse, y así el equipo empezaba a despertar pero ya había perdido un semestre por una resaca larga.

La resaca no solo fue de parte del cuerpo técnico y jugadores sino también con los directivos. Porque a pesar que es entendible que el equipo necesita ingresos, se terminamos vendiendo al mejor jugador y perdiendo a su goleador. La dirigencia desde principio se preocupo por películas y propagandas y no por como se preparaba el equipo para el campeonato. A mitad de año trajeron a 4 extranjeros que fueron nulo, ninguno sirvió, y después terminamos agradeciendo al Profe Costas por el trabajo del año pasado despidiéndolo. El señor Soler llegó a poner orden y a limpiar lo que se dejó sucio en el plantel. Se encontró un nivel de juego aceptable (no bueno) pero salieron otras cosas a relucir. El capitán reclamaba sueldos, la gente no se concentraba, y el equipo ya estaba lejos de una final. Las cuentas no están claras, hay más demandas contra el club, y las cosas prometidas no llegan a pesar del campeonato que nos dejó borrachos este año.

No reclamo nada, porque me imagino que trabajar en Barcelona es de otro nivel y es portada todos los días en Ecuador, pero el campeonato del 2012 aparentó ser una excusa para tapar el trabajo casi inexistente de este año que ya expira. A quienes si reclamo es a la hinchada que de verdad se embriagó el año pasado gritando campeón después de 14 años. El estadio este año no se llenó y eso causa tristeza, y vergüenza porque cuando el capitán sale a reclamar sueldo es porque el dirigente tiene que buscar de donde sacar para pagar, porque simplemente el equipo se alimenta de su taquilla. Si la gente no está en la malas simplemente no debe estar tampoco en las buenas, no se lo merecen. Llegan a la fiesta a chupar gratis cuando uno esta cansado de trabajar. Y lo reclamo porque da pena ver el estadio vacío y si quieres ver a tu jugador inspirado, pues que mejor inyección de ánimo que ver tu casa llena de tu gente y de colores. Y se lo reclamo a mi gente porque duele más, porque no me importa que otros equipos no llenen sus estadios, pero a mi me gusta ver mi estadio lleno y pintado de amarillo. Dejemos de llenar estadios ajenos y pongamos como propósito ir al estadio el nuevo año, somos país futbolero verdad? o es de boca para afuera?

Se fue el 2013 y los de a lado levantan su «copa». Se fue y llegamos con el último suspiro a Copa Sudamericana. El año para mi fue largo porque vi como el equipo, dirigentes, e hinchada la resaca les duro todo el campeonato. Hagamos una pretemporada que dure todo el año y contraten jugadores que valgan la pena. Despertamos tarde, pero ya sabemos como reaccionar. El 2014 debe ser amarillo, porque quiero ver a Oyola levantar la copa otra vez, porque quiero ver un verdadero festejo alrededor del país, porque me doy cuenta que cuando hacemos fiesta, la misma se torna casi orgásmica y aquello solo lo puede brindar mi Barcelona y tenemos que trabajar fuerte desde dirigentes hasta el último hincha. Vamos al estadio y dejemos la novelería. La resaca pasó y ahora a trabajar, trabajar y trabajar. Ya vendrá el tiempo para festejar otra vez…

EL COLUMNISTA INVITADO
MARCOS ZAMBRANO es un ecuatoriano estudiante de cine en EEUU y escribe sus opiniones en su blog http://marco7futbol.blogspot.com/
Pueden seguirlo en twitter en @marcofido

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.