La Historia de Damian.

Home / Deportes / La Historia de Damian.
La Historia de Damian.


La rutina de Damian Villanueva para abandonar la cancha es única, a diferencia de cualquier pitcher del mundo, no sale de su puesto utilizando cualquier ruta de la cancha, Damian, al consumar su ultimo out, se dirige al home plate en linea recta, sin escalas, pisa el plato y solo así toma rumbo al dogout.

Y al parecer las rutas inusuales han sido una característica que ha acompañado a este lanzador guayaquileño en los últimos años de una carrera poco común y con paradas en Oklahoma, Venezuela, Guayaquil y Duran.

De hablar muy poco, cumplido en sus tareas de trabajo y con marcada efectividad cuando esta en el montículo de un campo de béisbol, Damian Villanueva empezó a jugar en los terrenos vacíos(basureros) de Sauces 3 con un equipo llamado Camaleones.

La historia de los niños que jugaban en un basusrero llego a oídos de terceros y luego de gestiones realizadas por Frank Maridueña, Villanueva y sus amigos pasaron de aquel deposito de desechos, a la mejor cancha de la ciudad en esa época, la desaparecida escuela de béisbol de Filanbanco.

La diversión se volvió mas seria y al poco tiempo, su talento y habilidades lo llevaron a sellar su participación como miembro oficial del equipo de la liga Filanbanco, Fatty, selecciones nacionales y Emelec.

Su poderosa recta, ejemplar compostura y calma al lanzar no tardaron en llamar la atención de universidades estadounidenses y equipos profesionales de béisbol.

En cuestión de pocos años, Damian cambio su entorno de manera radical, paso de aquel terreno sucio de los Samanes al estadio Homa Thomas Field de la universidad de Oklahoma.


Sus días y costumbres cambiaron; fríos extremos, nuevo idioma, rigor universitario y el super competitivo nivel del béisbol de esta división en los EEUU.

Mientras cumplía con su institución educativa en los EEUU, se daba tiempo para cumplir con su país, silenció en un juego histórico a la selección de Argentina en un partido jugado en Buenos Aires, esa derrota de los gauchos fue la única que recibieron camino al titulo sudamericano que obtuvieron aquel año.

Pero el destino, bondadoso hasta ese entonces con sus logros, le tenia guardado una etapa de malas rachas…
Regresando de vacaciones al Ecuador, de escala en Panamá, perdió su pasaporte, el documento no solo era valido para su identidad e ingreso a países, sino que llevaba la visa de estudiante de Villanueva. El tramite para volver a obtener aquel permiso legal de estudio en EEUU tomaría mas tiempo del que estaba dispuesto a esperarlo su equipo, el descuido le costo perder un año de estudios y de jugar con su equipo en Oklahoma.

Damian se refugio en Duran, su nueva residencia, donde el patio de su casa era la naciente escuela de béisbol de El Recreo, su padre Dionisio Villanueva, fotógrafo de profesión, colgó la cámara y se volcó de manera salvaje, junto a su hijo, a la formación de todos los jóvenes del sector que empezaron a jugar este deporte.

Los días transcurrían, la visa de estudiante que le otorgaría el regreso a EEUU no llegaba y Damian se refugiaba en su deificación a todos los niños de Duran, tanto esmero con ellos lo llevo a descuidar su preparación, pese a eso, llamo la atención del scout de los Marineros de Seattle, Emilio Carrasquel, quien lo invito a someterse a una prueba en Venezuela.

La recta de 89 millas por hora había sido la causa que lo llevaron a Venezuela, pero un viaje de avión con escala en Bogota, esperas en aeropuerto y cansancio acumulado ocasionaron su regreso en menos de una semana.
Aterrizo en Caracas y luego viajo 4 horas por tierra hasta llegar a la academia de los Marineros, solo horas después ya estaba jugando, y si bien retiro a los bateadores que enfrento sin problema, su recta estuvo en 85 y los nervios a 100…su experiencia en Venezuela termino.

La historia de su pasaporte perdido empezó a trascender, algunas personas iniciaron la gestión extra de ayuda, uno de ellos fue mas allá y se contacto con la universidad, solicito el regreso de Damian, que se examine su caso. Igual nada se podía hacer hasta que no llegue la visa de estudiante.
La espera termino y el permiso para ingresar a los EEUU fue concedido, Damian podía regresar, las gestiones hechas para su beneficio habían tenido resultados, sin embargo, habían olvidado un detalle gigante….terrible error.

Después de 10 horas de vuelo Damian Villanueva aterrizo en Oklahoma, estaba de regreso en la universidad y equipo al cual ya haba defendido, tomo un taxi y llego al campus, saludo con todos e inicio el mismo proceso de años atrás, pero de pronto descubrió algo impactante.

Este regreso de Damian no era como el de años atrás, le preguntaron algo que no tenia respuesta: «Como pagaría por sus estudios y estadía?»….

Quien se tomo el tiempo de hacer todo el papeleo por Villanueva olvido preguntar que si regresaba con beca completa como la ultima vez, dio por hecho, asumió que a Damian lo llevaban igual que antes…no era así.
No había beca, en Oklahoma pensaban que el ecuatoriano llegaba a enrolarse como cualquier otro estudiante mas, con la única diferencia que este lanzador derecho ecuatoriano llegaba solo con $140 en el bolsillo.
No tenia ni donde dormir!!!, sin beca y con el orgullo destruido, regreso al aeropuerto para tramitar su regreso.
Que tamaño error!!!…Algo tan esencial no había sido aclarado, el regreso a Duran fue duro, largo y reflexivo.

Damian no quería jugar mas, empezó a estudiar en Ecuador y no descuido a sus niños en la escuela de El Recreo.

Esta escuela de béisbol empezó a crecer, se convirtió en uno de los mejores centros de formación de jugadores en el país, en el centro de todo esto estaba el ex pitcher de la universidad de Oklahoma.
El Recreo se forjaba un nombre propio, ganaba partidos a ligas y equipos mas establecidos, recibía donaciones de jugadores de grandes ligas, crecía, llamaba la atención de las autoridades de Duran.

Eran las 10 de la noche de un domingo, me había quedado hasta tarde en la oficina ese día.
Escribía la pauta semanal cuando el escandalo que emitía mi teléfono por una llamada entrante me asusto.
Era una llamada internacional, de esas que dicen numero desconocido en la pantalla, tuve una idea vaga de quien era, pero jamas de lo que me comunicarian.
No me equivoque, era quien creía, pero nunca imagine el comunicado que traía consigo, era sorprendente.
«La Universidad de Oklahoma quiere a Damian otra vez!!!»
No puede ser!!!, increíble!!!..No lo habían olvidado, lo necesitaban otra vez!!..

Que ruta que recorrió para volver otra vez al equipo que lo despidió por unas simples vacaciones, su regreso se dio casi 3 años después. Cuantas veces escuchamos estas historias y los desenlaces no fueron precisamente los que acostumbramos ver en el cine.

Damian ya esta jugando otra vez, feliz, tranquilo de saber que su conciencia y trabajo lo llevaron una vez mas a un lugar al que muchos en el mundo entero aspiran llegar.

Quien dijo que la vida no puede ser extraña y que el destino no tiene diferentes formas de manifestarse.

Esta navidad Damian volverá al Ecuador para visitar a su familia, si a mi alcance estuviera, le incauto el pasaporte, que no se le ocurra perderlo otra vez.

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.