El Sindrome del Camerino.

Home / Deportes / El Sindrome del Camerino.

No se si sera un aspecto neurólogico real o un simple golpe a cerebros estúpidos, pero los cambios de conducta que pueden generar los camerinos son asombrosos.

Los camerinos poseen algún tipo de germen altamente toxico y con poderes corrosivos a mentes frágiles, lo digo después de 15 años de analizar el impacto y sacudon que generan en los razonamientos y comportamientos de quienes ingresan en ellos.
He visto a talentosos jóvenes llegar a estudios de televison para exhibir su arte, en los pasillos están nerviosos, humildes, saludan a quien pase y ruegan aceptación, no hace falta ser perro para poder oler su adrenalina, la misma que fluye a velocidad de un furioso rió.
Nobles actitudes que cambian abismalmente cuando sus pies pisan los bien decorados camerinos de hoy en día, no se si habrá un gas venenoso en el aire de estos espacios elaborados para arreglar y maquillar al personaje que saldrá en escena, pero la humildad que afloraba minutos antes, se convierte en arrogancia e ínfulas de: «Aquí estoy, soy la estrella del momento, luchen entre ustedes para maquillarme».
Cambian su forma de caminar, su mirada se torna vacía, hasta el respirar sufre alteraciones.
Otra partes del cuerpo que sufre alteraciones son los hombros, inexplicablemente y casi siempre los empiezan a mover de un lado para otro, como calentando, es rarisimo!!!, no solo se vuelven estúpidos, sino que también bailarines.
Otra faceta de esta conducta y que resulta digna de análisis científico, es la variación en su forma de saludarse, y ojo solo entre infectados ocurre esto.
Cuando se encuentran dentro del predio del camarín, se abrazan y besan con mas intensidad que la familia de Ingrid Betancourt cuando la vio por primera vez después de 6 años. Dan gritos de jubilo y luchan a toda costa para que todos los que están a su alrededor sepan que son felices y disfrutan de este momento.
Las risas sufren alteraciones casi malévolas, las simples sonrisas de pocos días atrás, se conviertes en carcajadas sonoras de altos decibelios, una ves mas, la intención es transmitir al pequeño mundo del camerino que ellos son felices y además alegres, mucho mas que el resto.
Muchos de estas pobres bestias asumen también que están en sus casas, llevan amigos( y pobre que no los dejen entrar, ya veras el escandalo que arman), dejan todo desordenado, sus ropas están frecuentemente esparcidas por el piso, comen con categoría porcina, duermen en los pisos del camerino y siempre te dirán que están super cansados por su trabajo super exigente.
Lo mas increíble es lo que ocurre con el conocimiento de matemáticas de los infectados por el síndrome del camerino. Suelen llegar con 15 minutos de antelación y exigen atención personalizada, prioritaria e inmediata, mas las 38 cosas que le piden al maquillador y peinador de turno que les hagan, no digo, pierden toda noción relacionada con las matemáticas y el tiempo.
En el ultimo censo realizado a personajes infectados se descubrió algo revelador.
El 89% de los atacados por el síndrome eran personas con menos de 3 meses en la escena artística local.
Mientras que solo un 7% de personas consagradas y con mas de 10 años de experiencia, tenían residuos de la bacteria en sus venas.
No hay que acudir al centro mas avanzado de investigación científica para concluir dos cosas.
1) Los camerinos fueron diseñados como un espacio físico destinado y con la estructura de dar un aspecto decente al individuo que tendrá que dar la cara al aire. No son spas ni centros de adoración o culto a cuerpos, caras o talentos.
2) Quien se vea afectado por el síndrome no es mas que un perfecto y completo tarado.
Nota: El síndrome tampoco tiene nada que ver con la famosa «Fiebre de los Camerines» expuesta en una famosa película de Porcel y Olmedo.
Si quien lee esto no sabe quien Porcel y Olmedo es una persona propensa a adquirir la enfermedad.
Fin de la investigación.
Publicado en el semanario de Health and Mind Conducts de la John Hopskins University.*
*Dato falso y fantasioso.

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.