Digan lo que digan…aqui todavia hay un separatismo terrible!!!

Home / Deportes / Digan lo que digan…aqui todavia hay un separatismo terrible!!!
Digan lo que digan…aqui todavia hay un separatismo terrible!!!

Gideon es un sudafricano shangan, habla 6 idiomas, amable y mas inocente que un niño del campo de 5 años, poca malicia, dispuesto a defender lo propio con su vida, pero sin saber diferenciar las garras del peligro real.

No hemos necesitado de múltiples días para darle lectura a su visión de vida, una perspectiva que es compartida por un abismal porcentaje de sudafricanos, pero en especial los negros.

Son una mayoría abrumadora en este país, mas del 70% de la población, pero bajo esa misma notable diferencia demográfica, existe, tanto en sus genes, como en su formación, un convencimiento de que son diferentes, que sus vidas deben tener limites, que muchas cosas no fueron diseñadas para ellos.

El negro sudafricano tiene todavía minoría de control, acción o posesión de su país, siguen temiendo, no retoman lo que les fue devuelto.

Nadie pone en duda lo agradable y bien recibido que puede ser algún gesto de ayuda sincera, pero cuando ese gesto raya en la desesparición de servir y viene acompañado de una urgente especie de obligacion adquirida, tipo servidumbre!!!…choca, chocan mucho esas manifestaciones.
Es como que si quien decidio cargar tus maletas podría arriesgarse a ser castigado, que si no cumplen con eso estarán rayando en el irrespeto, y no me malinterpreten, se darle lectura perfectamente a una ayuda autentica y a una obligacion heredada.

Aquí en Sudafrica se respira todavía una especie de rencor, necesidad de decir mas cosas, existe ese aroma, se percibe y huele por todos lados, las almas siguen arrugadas.

El daño fue tan profundo que pese a que han pasado algunas décadas, las diferencias siguen marcadas y el proceso para la igualdad es lento.

Durante el apartheid se debió haber vivido en tinieblas de terror diferencial de razas y tratos desiguales.
Se da por hecho que con el tiempo todo debió cambiar, pero cuando se convive y comparte el tiempo con tantas circunstancias en este país, uno se da cuenta que los estragos están bien impregnados en el ambiente, que el separatismo, escondido con hipocrecia, existe todavía.

Lo rechazo, y siento una obligacion de ser una sola raza, y pese a lo raro que se pueda sentir Gideon cuando le digo que nos sentemos juntos a tomar una cerveza, siento una necesidad de gritar por la igualdad.

Descarguen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.