Reingeniería del hincha, del seguidor

Reingeniería del hincha, del seguidor

Relata la historia que un presentador de televisión compartía la conducción de un programa concurso con una chica, el show gozaba de mucha popularidad y éxito, mantenía su contenido por dos horas al aire en las pantallas que se generaban desde este medio, el impacto del programa era tal que el anfitrión masculino inició un registro de los minutos en que estaba el al aire y ella al aire, su contabilidad del tiempo no era por algún tipo de estudio técnico o data, lo suyo era simple envidia y deseo de que ambos estén en pantalla el mismo tiempo, no permitiría que ella ¨gane¨ más exposición.
Este parámetro de poderoso ego y ¨yoismo¨ superaba bajo cualquier punto de vista el concepto del programa, el cual tenía un nombre y buscaba bajo esa idea cumplir su cometido de entretenimiento, el ganador tenía que ser el público, el programa, mas no ellos, bajo esa filosofía fácil de asimilar para un cerebro coherente, se comprendería  que ocasionalmente uno de ellos hable más que el otro por circunstancias del programa, mas no por buscar beneficios personales o perjudicar a alguien.

Lo traduzco a la visión de muchos hinchas de hoy que parece también llevarán el mismo cronómetro para tomar el tiempo que le dedican en programas de radio o TV a los equipos de su predilección, están en vigilias, demandando equidad, el mismo tiempo, espacio.
¿Resulta tan difícil de entender, para los que están al otro lado, que no se asuma que son cosas que pasan y van a seguir pasando?… no es dedicado, son circunstancias del momento que suceden por logística o momento.

Reconozco que con Barcelona hay una exageración facilista, es un estudio de mercado rápido y aplicable para ganar, como hay mas hinchas de este equipo, habla lo que sea de ellos, así sea lo mismo de los últimos tres días, para asegurar audiencia.

Ahora asuman lo ridículo que se ven tomando el tiempo de lo que dicen al aire y más patético aún reclamarlo…tal cual el presentador de TV que expusimos.

La sala de emergencias del hospital del barrio tenía poca actividad, el Dr. Macías cumplía su guardia sin muchos sobresaltos, siempre fiel a su pasión por el equipo de Emelec, llevaba puesta la camisa del equipo bajo su bata, una pulsera y forro de celular, todo lo que sea necesario para que se lo identifique con el club de sus amores. La guardia de pronto se vio contrariada por la llegada de un caso de una cabeza rota, el corte era profundo y se requería una sutura de no menos de 12 puntos, la víctima era un joven de 19 años, llegaba con mucha sangre había manchado la camisa de Barcelona que traía puesta.
El Dr. Macías lo vio y sintió repudio por esa camisa, no lo atendió bien, lo cosió mal, no uso guantes y lo despacho a la casa sin observación posterior a la sutura…
¿Se imaginan ustedes algún doctor tan estúpido haciendo algo así?

Pues es exactamente lo mismo que asumen hinchas cuando aseguran que un periodista no le dará el mismo trato al análisis o comentario de un partido donde juega el equipo que los hinchas asumen el ödia¨…tamaña ridiculez, una forma rotunda de insultar sus inteligencias.

¿¿Pero como??, ¿Acaso no hay periodistas que no pueden ocultar su afinidad con un equipo y se ciegan a la verdad?, no me vengas con esa falacia del tamaño del iceberg que hundió al Titanic…sencillo, no los lean, no los escuchen, no los vean…tal como haría cualquier ser inteligente y no acudiría al ficticio doctor demente que elabore para este ejemplo.

Recuerdo un ejemplo de hace años,  personas que decían que a Maximo Baguera le habían dado dos partidos de suspensión por que Barcelona dominaba la federación, que no los tocan, que son mimados, que la sanción fue leve y por ser Barcelona no fue peor.
Ese mismo día, había miles que se quejaban de que TODO se lo dedicaban a Barcelona, que los habían multado por bengalas, no ir a rueda de prensa, presencia de gente en cancha que no tenía nada que hacer y lanzamiento de objetos, solo por pica personal, que siempre todo es contra Barcelona, eran los mismo que se quejaban antes por las suspensiones a Zubeldía, las cuales consideraban eran también dedicadas a propósito.

Se dan cuenta la amplitud de criterios y múltiples formas de ver las cosas.

El hincha considera que cuando su equipo pierde contra un llamado equipo ¨blando¨, ese día el adversario (que era visitante) jugó como nunca, se inspiró como no lo hace con nadie.
La perspectiva debería ser más honorable, pero no los es, lo correcto sería asimilar que no existiría honor más grande que mis rivales dejen todo en la cancha, que sean dignos contrincantes, de eso se trata esto, de jugar con todo en busca de un objetivo, sin embargo es tan repetido el discurso expuesto. Es absurdo, perdedor y haciendo referencia a que no se ganó porque ese día el rival se inspiró. Algo así como que…para ganarle ese día, debía haber sido flojo y malo…si fue bueno, no podre.

Están también los interpretadores del grito de gol, los tasadores. He llegado a creer que miden cada narración de gol con un sonómetro, luego en base a lo que consideran fue un grito más salvaje, desesperado o pobre, razonan que el tipo no quiere a uno u otro equipo.

Una y otra vez manifestaciones que insultan capacidades personales.

Todo esto tiene un nombre sencillo de exponer, fanatismo, ese mismo fanatismo que lleva a algunos a asesinar por defender lo que piensan, a matar por su exacerbación a una causa, color o religión.

¿Así también es en el deporte?…pero…no debe ser así.

La raza humana vive ponderando paz, diálogo y unión, condenan las guerras y manifestaciones violentas entre naciones, pero a la vuelta de la esquina le entran a patadas a un tipo que lleva una camisa de color diferente al de su equipo de predicción.

Al mismo tiempo, sino se logra evacuar cualquier pasión que despierte ese instinto animal, siempre habrá otras salidas, irracionales casi todas, pero efectivas. Una de las más populares e infames es cuando no logran que alguien piense como ellos, al no lograrlo, usan el término de parcializado para describir a quien dijo algo contrario a lo que ellos ven, así buscan disminuir a quien emite comentarios ajenos a su idea original.

Si usted lee esto y cree que es dedicado a algún equipo de fútbol en particular, le recomiendo se someta a un encefalograma.

Es tiempo de buscar una reingeniería como hinchas, seguidores,  buscar que la civilización haga su trabajo con estas conductas.

Luchar por comprender que existen personas que hacen su trabajo sin necesidad de querer perjudicar a nadie o con fijaciones deliberadas de favorecer a otros.

Atrévase a creer.

Responder a alexander Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.